¿Por qué La Combo Tortuga es el Artista del Año?

Mediante votación popular, los cabros de La Combo Tortuga se impusieron como Artista del Año en los Premios Pulsar 2016. ¿Qué los llevó a alcanzar tan importante galardón? ¿Cómo vencieron a músicos de la talla de Camila Moreno, Gepe y Denver?

¿Quién no pegó un grito cuando el eterno Buddy Richard anunció que La Combo Tortuga ganaba el premio a Artista del Año en los Premios Pulsar 2016? Probablemente todos los amantes de la cumbia nos abrazamos, lloramos, pusimos unos temitas de la banda y destapamos unas chelas para celebrar.

Pero, ¿cómo esta banda que tiene cerca de cinco años de vida logró vencer a otros grandes de la música chilena como Gepe, Denver o Camila Moreno mediante votación popular? Vamos por parte:

Son grandes músicos y así lo demuestran en sus dos discos (“La Terrible Pulenta” y “De amor y vacilón”), donde se mueven con facilidad por un amplio abanico de música tropical, mezclada con rock, vals y rancheras. Cuáticos cambios de ritmo y una cuidada ejecución en vivo y en estudio hacen de La Combo Tortuga un número que asegura calidad.

Su música refleja la vida en el barrio con temáticas como el carrete, el amor y la cotidianidad. Todos hemos tenido un amigo Lagarto que en volá de curao se pone a ofrecer combos o se han juntado a conversar con la ex con una cerveza y un café. ¡De tener atados con el jefe por llegar con la caña ni hablar! Las letras de La Combo Tortuga marcan a toda una generación que se mueve en micro desde Maipú, Conchalí, Puente Alto, San Bernardo, Pudahuel y Renca para llegar a su lugar de estudios/trabajo en trayectos que alcanzan hasta las 2 horas de duración.

Han experimentado un crecimiento explosivo durante los últimos dos años. Pasaron de ser el telonero en distintos locales de Santiago a encabezar varios festivales cumbieros a lo largo del país.

Sacaron uno de los mejores discos de 2015 y así lo entendían los jurados de Pulsar al nominarlos en la categoría de Mejor Artista Tropical junto a Santaferia, Taconeras, Santiago All Stars y la Sonora Palacios. “De Amor y Vacilón” es un disco que deja clara la madurez musical de la banda, con un sonido mucho más pulido y composiciones más definidas que en su primer álbum.

Derribando gigantes

Todos estos motivos son propios de una banda que brilla con luces propias, pero que a pesar de eso no consigue el apoyo de los medios de comunicación. No se trata de hacer cumbia para llamar la atención, porque otros como Noche de Brujas o Américo (por supuesto, sin desmerecer su brillante trabajo) deben ser de los artistas más populares y con más prensa en el país. No por nada los liderados por Héctor “Kanela” Muñoz se anotaron la segunda canción más tocada en las radio en 2015.

A Chile le encanta mantener el statu quo. Es por eso que a la hora de estrenar una canción las radios prefieren a echar mano a propuestas como Jordan o Megapuesta, artistas que están llenos de talento, pero que carecen de originalidad (sí, hablamos de la cumbia con terno).

Ni hablar de la música chilena en general, donde siempre se habla de los mismos artistas y donde el pop ha reinado (y se ha reproducido frenéticamente) durante la última década.

Ahí radica el gran valor de este premio, porque La Combo Tortuga pertenece a un grupo de artistas que no ha sido tomado en serio por tener el pelo largo y tatuajes, por haber tocado en las micros, porque cantan sobre drogas o de la vecina de la esquina y por ser considerada “flaite”.

Gana La Combo, gana la cumbia

El triunfo de La Combo Tortuga no solo tiene que alegrar a sus fanáticos, si no que a todo el movimiento cumbiero representado por otras bandas como Santaferia, Sonora 5 Estrellas, Guachupé, Villa Cariño, El Bloque 8, La Mecheklavo, Chilito Juai, Tomo Como Rey y muchos más, porque su significado va más allá de una estatuilla.

Se trata de un reconocimiento a toda una generación que semana a semana se saca la cresta haciendo hasta tres tocatas por noche y siempre con la cara llena de risa, porque “la cumbia alegra el corazón”. Esa misma generación que está revolucionando la industria musical chilena con festivales que reúnen a más de 40 mil personas,  igualando a mega producciones internacionales. La misma generación que tomó un ritmo que, en Chile, se ha utilizado históricamente  para invisibilizar realidades y “pasarlo bien”, pero agregándole letras que reflejan el sentir del pueblo y que le ladran a la autoridad, además de actitud de barrio.

Porque como sabiamente nos dijeron los muchachos de la Sonora 5 Estrellas, “somos la pobla haciendo cumbia para la pobla”.

Comentarios

comentarios

You May Also Like