La 210 en Frontera 2015: cobertura en vivo

La micro se hizo presente en la tercera versión de Frontera y te llevamos hasta la comodidad de tu computador todos los pormenores de esta intensa jornada musical.  Revisa acá nuestro exhaustivo reporte (que también hacemos con mucho cariño).

SantaFeria fueron los encargados de dar el ¡juegue! al escenario Andes. Pero la fiesta se retrasó cerca de 20 minutos, dando paso a la chifladera de los calurosos fanáticos que hacían el aguante desde tempranito. El Pollo, Cogollo y compañía saltaron a las tablas con la gran energía que les caracteriza, haciendo olvidar de manera inmediata el mal rato de la espera. “Bailable 90” y “Me Voy” pasaron de la manito, para luego seguir en la línea de su EP ‘Haciendo Nada’ (2015) con “Tomando Alcohol“. “Las cumbieras y los cumbieros” hizo que la hinchada, esa que nunca falla, agitara las banderas de aquí pa’ allá. “Punta del cerro“, “La espina“, “Asociégate cachorra” y “Astuta” seguían con el ritmo, que parecía no agotarse. “Sakate 1” y “Haciendo nada” ponían abrupto fin a su presentación, donde el Pollo despotricó contra la organización por cortarlos antes de tiempo. ¡Mala onda!

La cosa siguió con Los Tetas en el escenario Transistor, y pese a que su presentación tuvo problemas técnicos de entrada, pudieron seguir normalmente. Tocando íntegramente el disco “Mama Funk” (que está cumpliendo 20 años) sacaron a relucir toda su experiencia y pusieron la fiesta en el escenario Transistor; y de paso anunciaron un nuevo disco, el cual debería salir “pronto”.

La gente seguía entrando en grandes cantidades el Club Hípico cuando Ciro y Los Persas entregaba un potente y prolijo show, con lo característico del rock argentino y de un grupo que reúne a gente que lleva años en esto. En paralelo, Nano Stern se presentaba en la carpa Patagonia haciendo gala de su buena onda y los armoniosos acordes a los que ya nos tiene acostumbrados, y que deberían tener un mayor espacio en festivales como este.

Mientras Pxndx terminaba de moler los nervios de las adolescentes agolpadas en el escenario Transistor, Camila Moreno esperaba y esperaba para dar comienzo a su show. Luego de 45 minutos de estar métale probando sonido, la cantautora nacional por fin pudo afinar la garganta y comenzar con el guitarreo en la carpa Patagonia. La chiquilla repasó gran parte de su última producción “Mala Madre” (2015), disco que recibió varios piropos de la prensa más especializada. Pero también hubo tiempo para sus grandes éxitos, donde demostró a través de reversiones que su ingenio musical va en incesante aumento.

“¿Y ellos quiénes son?” Le preguntó una guardia a un periodista cuando La Pegatina salía a escena en la carpa Pacífico. Pregunta que muchos de los que llegaron se hicieron, y se encontraron un grupo que los hizo bailar a todos (menos los fanas de SFDK) con su ritmo mezcla de ska y ritmos vascos. La presentación de los españoles contó con la presencia de la gente de Tomo Como Rey en escena, intensificando en vacile.

Mientras tanto, Ana Tijoux entregaba sus rimas junto a Los + Busk2, reuniendo a la gran mayoría de los asistentes en el escenario Frontera. Repasando lo de su disco ‘Vengo’ (2014), entre ellas “Somos sur”, “Todos somos Erroristas”, y la canción que da nombre a la placa, hizo corear a todxs los que llegaron a ver a la laureada artista. Mención especial para “Sacar la voz”, que fue dedicada a toda la escena del rap nacional, especialmente a sus “hermanos musicales” y la ayudaron a ser quién es ahora. Durante su presentación también comenzó a pasearse entre la gente un show de marionetas gigantes, entre las que se encontraba Victor Jara.

Un poco más alejados, en el escenario Atacama, Villa Cariño convocó a la gran mayoría de las adolescentes y parejas que quisieron bailar cumbia más romántica que siempre entregan. En un repaso de sus más grandes éxitos, los cabros liderados por Max Vivar entregaron “Fotos“, “Sin querer”; y cuando todos ya estaban bien abrazaditos recordaron a Victor Jara con “Vida de otra vida”, para luego dar paso a su clásico “Política, amor y Revolución”.  Ya sobre el fin de su presentación sonaron también “Para mis hermanos”“La fiesta es de nosotros”“Serenata cruel” y “Terapia intensiva”, para coronar una actuación que los dejó a todos y todas calentitos para Chico Trujillo.

Pero poco antes de que el Macha y su gente saliera a escena, y con casi dos horas de retraso Inti Illimani salió a la carpa Pacífico antes sus más que pacientes fanáticos que hicieron el aguante pese a los problemas técnicos que demoraron su salida. “La calle de la desilución” fue lo primero en sonar, para luego seguir con “Malagueña” y el cover de Violeta Parra “Arriba quemando el sol”, para luego seguir entregando su característica mezcla de sonidos latinoamericanos.

Extrañamente puntuales, Chico Trujillo salió a hacer lo que mejor hacen y armó la fiesta en el escenario Andes. Son pocas las veces que tocan en festivales de este tipo acá en Chile y salieron a matar de una con la intro de Hasta que te conocí” de Juan Gabriel para inmediatamente dar paso a “La Escoba”, “Conductor” y “Cosecha de mujeres”. Invitando a escena al conjunto iquiqueño Wiracocha, tocaron con ellos “Gran pecador” y el cover de Inti Illimani (que a esa hora seguía tocando) Fiesta de San Benito.

Su nuevo single “Polluelo” calmó un poco la algarabía, pero el descanso no duró mucho ya que “El eléctrico” puso a mover las patitas nuevamente, seguido por la coreada “Loca” y “Caliéntame la sopa con un hueso”. Una emotiva versión de “Y si no fuera”, anticipada por Gracias a la Vida en la guitarra de Michael Magliochetti. “Reina de todas las fiestas”, “La medallita” (con guiño a Jorge González), “Tus besos son” “Así es que vivo yo” coronaron la noche de la mejor forma posible.

"Chimbombo" Silva

Sherwoodiano, cervecero, canoso, colocolino y fiel defensor de la Báltica. Si esta bio le pareció muy poco, sea mi amigo o agende una entrevista.