Santaferia: “Tenemos un poder super sano sobre la gente”

Llueve torrencialmente en Ñuñoa. Un frente de mal tiempo se anunciaba hace varios días en la capital, pero esperó hasta último momento para hacerse notar. Alonso González, más conocido por todos como “El Pollo”, seca su pantalón de buzo al lado de una estufa, mientras el olor a parafina pelea contra un incienso que sigue a medio consumir. El resto sigue trabajando, inmersos en Photoshop, promociones y redes sociales. Y es que esta empresa del jolgorio no para de funcionar ningún día del año, aunque llueva, truene o relampaguee.

Santaferia nace el 2008 y su trabajo no se ha detenido por nada. Destaca como uno de los nombres más consagrados dentro del movimiento tropical, ese mismo que llena y llena recintos cada fin de semana. Pero el camino no ha sido fácil: “Ahora la banda está llegando a hacer grandes teatros. De repente puede haber gente más joven que vea esto y que sienta que es fácil y que quiera llegar y hacerla. Pero en el fondo es la sumatoria de ayuda, trabajo y perseverancia” comenta Cristóbal González, productor y colaborador del ‘Huracán Bailable’.

La210.cl conversó largo y tendido con uno de los mayores exponentes de la cumbia nacional en la actualidad, donde repasamos su historia, la política nacional, las condiciones del desarrollo artístico en Chile y su más reciente placa discográfica.

– Siempre han hablado que no se sienten cómodos cuando los definen como “nueva cumbia chilena.” Después de haber sacado dos trabajos, ¿cómo categorizarían ustedes a Santaferia?

Pollo: Estamos dentro de lo mismo: cumbia, fusión. Al principio no nos sentíamos cómodos pero ahora en verdad ya nos da lo mismo. Es el nombre que te ponen para encasillarte no más. Al final te definen no más, o eres pobre o eres rico. O eres chascón o eres pelado. Al final es lo de menos cómo te cataloguen, si lo que tienes que hacer es lo que tiene que salir bien.

– En ese sentido los han asociado mucho a la cumbia villera, ya sea por ritmo o letra. ¿Se podrían definir como la primera banda de cumbia villera chilena?

No, porque antes estuvieron Super Cumbieros, Buena Huacho, Furia Latina. Hay un movimiento así hace caleta, o sea, cuando nació la cumbia villera allá en Argentina acá también pegó. Un poco más de cuatro bandas sacaron disco como cumbia villera. Y claro, mi forma de componer quizás es con melodías más villeras pero los relatos son totalmente distintos a lo que es la cumbia villera. Entonces, no sé si entraríamos dentro de lo que es el estilo villero. Hablamos de marihuana pero en la villera se habla harto de cárcel, de calle, de drogas duras. Nosotros hablamos más de fiesta, de vacilón, del desamor, de lo que pasa en el día a día.

– Conversando con Garras de Amor nos decían que la villera era el nuevo punk. ¿Cómo ven esto?

Puede ser un poco así. Tiene bastante de esos porque ambos son marginados. Comentan un poco lo que te decía: el rock & roll, sexo, drogas. Hablan más o menos de lo mismo pero con otro estilo de música, con otros instrumentos.

– La cumbia, ya sea Chile o Latinoamérica, siempre ha sido discriminada por estar asociada a las clases populares. Incluso por medios u otros artistas ha sido catalogada de “cuma”. ¿Crees que ese estigma se sigue manteniendo hasta el día de hoy?

Yo creo que en general ya no, pero en ciertos grupos sí. Lo villero es villero: se habla harto de población, de villas y la gente que no conoce las poblaciones no cacha lo que pasa ahí adentro, lo encuentra flaite o más marginal. Y eso va a seguir pasando siempre por las formas que uno piensa, diferencias sociales. Tu entorno social afecta mucho a eso.

IMG_3651

 

Más que una fiesta

La escena cumbiera actual se encumbra sobre la de generaciones pasada -por lo menos en el aspecto local- por llevar en sus letras una carga social. Va desde la discriminación, el uso de drogas, la política en general hasta simplemente la cotidianidad de vivir en una población. Un aspecto que cada vez se hace más recurrente, pero que muchas veces no es compartido por todos los integrantes de la banda.

– Siempre se han visto asociado a los movimientos sociales, ya sea tocando en marchas, incluso estuvieron presentes en un beneficio que se le hizo a Rodrigo Avilés. ¿Cómo sienten que es su rol de músicos frente a la política y la sociedad?

Es potente porque tenemos un poder super sano sobre la gente. Ya nadie cree en la política, en las instituciones, pero sí la gente está consumiendo cada vez más música nacional. No sé si eso te da un poder, pero sí una pequeña credibilidad ante la gente. Entonces podís tirar mensajes o tu rollo o lo que tú pensai’ el día a día. Lo decís sin saber lo que va a pasar. Y claro, hay mucha gente que lo comparte y eso también te hace cuestionarte que si lo que estai‘ haciendo es serio o no y podís dejar la cagá o no.

– ¿De qué depende dejar la cagá?

De los comentarios que podai’ decir en una entrevista, en un escenario. Dentro de la banda somos bien monos y no todos pensamos igual. Hay hueones que no están ni ahí con los movimientos sociales.

– ¿Y han tenido conflictos por eso?

po’, siempre tenemos conflictos. Y eso es lo que la gente no sabe.

Gonzalo Depard (congas): Y se van con los que tenemos conflictos, los echamos (risas).

Pollo: La gente no cacha eso. Nosotros tenemos diferencias dentro de la banda, de cómo pensamos y hay hueones que no quieren ir a tocar a marchas o que no quieren ir a tal beneficio o que simplemente quieren ir por plata no más. Y es respetable. Yo sigo manteniendo mi pensamiento, de que la música debiera ser lo más accesible a la gente. Yo antes pensaba que la música debería ser gratis para todos. Pero estos músicos que piensan en el dinero te hacen cambiar un poco tu forma de pensar y hacen que ya sea un trabajo y podai’ comprar los porotos en la semana para poder comer.

– Poco a poco los medios han ido abriendo espacios a la movida tropical porque de cierto modo se ha vuelto un poco de moda los últimos años. ¿Cómo se toman el interés de los grandes medios por la cumbia?

Siempre ha estado. La radio Corazón siempre ha estado, después salió la Candela y bacán, nos sirve a todos. Yo he cachado que antes nosotros íbamos harto a Radio Uno y después del 20% (de música chilena) la radio cambió su línea editorial y ya no hemos ido más. Y en la Corazón tampoco somos una banda que pegue tanto porque nuestros temas no son de, no sé, la línea que querrá la Corazón. Hay harto tema romántico ahí. No sé si hay que pagar para salir en la radio. Hay gente que dice que sí, hay gente que dice que no, depende mucho. Y depende del momento de las bandas igual. La gente se va aburriendo de escuchar siempre el mismo tema entonces tiene que ir rotando igual. Pero es bueno, le sirve a la música chilena más que al género, más que a la cumbia, más que a las bandas, más que a nosotros, le sirve a la música chilena. Y que la gente vaya consumiendo y escuchando este producto nacional.

– ¿Creen que la Ley del 20% de música le ha servido a la cumbia?

No sé. No somos tan mediáticos como banda entonces no sé si a nosotros nos afecta que el 20% se dé o no. Yo creo que este 20% hizo que radio Uno no transmitiera más música chilena y que se lo derivaran a las otras radios y entre eso uno se agarra más a cornetes con las otras bandas por decirlo así. “No, ahora quieren colgar a esta banda. No pero pongamos a esta otra. No mejor a esta”. Claro, van a colocar más música chilena pero dejan de lado a algunos. Siguen sonando los mismos: Gepe, Manuel García, que no son artistas malos y nada contra ellos, es sólo que suenan harto. De repente escucho radio y están ahí. No sé si nos afecta o nos ayuda la verdad.

Depard: Hay caleta de bandas que están sonando. Para nosotros es súper interesante. A mi me pasó hace poco una anécdota. Estábamos tomándonos una cerveza y se nos acerca un loco y nos dice “ustedes que están consolidados”. Vi al loco y me dieron ganas de matarlo. Estamos aquí desde las 8 de la mañana, un miércoles con lluvia y es puro trabajo y trabajo. Todos los días es la misma. Entonces pasa esa hueá , que muchas bandas están en la misma que nosotros estábamos hace 10 años atrás y es súper interesante dar ese feedback a las bandas que vienen. Y son pocas las instancias en las que se dan porque hay pocos músicos que se atreven a preguntar. Nosotros mismos como músico vamos aprendiendo que la intimidad de cada artista es súper importante. Entonces yo no voy  a la casa de un hueón connotado a preguntarle “¿oye cómo la hiciste?” porque es súper íntimo eso. Nosotros vamos viviendo ese proceso día a día, nos vamos encontrando con gente y nos encontramos en las tocatas y en los Facebooks y en nuestras hueás personales nos llegan invitaciones de muchos tipos. Creo que faltan más de esas instancias. Las escuelas de rock las están haciendo, el Pierattini (vocalista de Weichafe) está haciendo charlas. Y faltan mucho feedback en la música bailable, para nosotros mismos, para retroalimentarnos y que las bandas que vienen, que tú cachai que están empezando, que la mitad de los hueones trabaja y la otra mitad están tirando la banda, que pasó en Santaferia un tiempo. Estábamos algunos trabajando en un café, otros en el colegio, entonces llegábamos en uniforme a ensayar. Otros en pelito corto y afeitaditos y ahora podemos hacer un poco la vida que queremos, entre comillas, porque estamos tirando este trineo entre todos. Somos como unos perros: algunos vamos adelante en un momento, otros vamos atrás descansando y así es la hueá. Creo que es súper importante y llena la industria cultural para que la música sea una de las potentes manos de esta. Porque el cine y el resto nos tienen medios cagaos, porque la música en Chile se consume poco. Hay pocos lugares para tocar, hay pocas bandas. Todos se equivocan al decir que hay muchas bandas.

– Quizás no hay pocas bandas sino que suenan las mismas de siempre.

Depard: Es que ese no es un problema de las bandas, es un problema de los medios. De los hueones que van a ver a las mismas bandas, que le hacen entrevistas a las mismas bandas. Entonces al final leís una hueá y el Pollo ha dicho la misma hueá en diferentes entrevistas diez mil veces. 

Hay gente que de verdad se acerca y te pregunta. Nosotros también lo hicimos alguna vez y en el estudio hablamos con el Joe (Vasconcellos). Son instancias que hay que generarlas: dentro del estudio, con una invitación. Son hueás que no se nos olvidan. Nosotros fuimos aguja y golpeamos puertas. Y nos encontramos con seres hijos de perra en su momento y seres luminosos. ¡Que te pesque un dueño de una radio! Que dos cabros chicos entren a un consorcio de una radio y que los dueños de la hueá te digan “siéntese por favor, ¿quiere un cafecito?” y que te empiecen a tratar con un respeto de sensibilidad. No que te tengan ahí cagao’ de frío, tratando de entregar tu material que tiene toda una historia para atrás. Faltan esas personas que te escuchen y te digan “este tema no”. Rubén Basay fue como un ángel para nosotros. El loco nos hizo pasar a su oficina. Primera vez en mi vida que un hueón se sentaba en su escritorio y se ponía a escuchar mi disco. Yo con el Pollo pensábamos “¿qué le pasa a este hueón?”.

Pollo: Radio Píntame cambió su línea editorial y no lo vimos más. Entonces de ahí no supimos más de él. Ahora, lo vemos y le damos el medio abrazo. Yo creo que gracias a él tenemos una pata dentro de los medios. Él puso el ‘Sakate 1’ en las radios donde ninguna radio la quiso tocar. Este hueón lo pescó, lo hizo sonar y de ahí empezaron la Candela, la Corazón. Fuimos después a mostrarle un demo que teníamos del segundo disco y nos decía “ya este tema está bueno” por ‘Las cumbieras y los cumbieros’.

Depard: Nos pasó hasta plata. Era un Farkas de la música.

– Siempre han hablado harto sobre la marihuana. Con esta nueva ley, ¿piensan que será un real aporte a la cultura cannabica o es un grado de aprovechamiento del sector político?

Pollo: Ambas. Les sirve a todos los consumidores para poder fumar tranquilos, tener tus plantas y estar tranqui. Y a los políticos les sirve porque van a poder fumar tranquilos también (risas). Yo creo que esta hueá la van a aprobar… ¿cuándo se va la Bachelet? ¿un año más o no?. Todo esto se dilata y se dilata hasta que sea lo último que se haga y después hacer el recuento y decir “se aprobó la marihuana” y como somos hartos volaos en Chile ahí van a celebrar. Nos sirve, pero hay que tener harto ojo con eso.

IMG_3649

 

El nuevo sonido

“Haciendo Nada” es el trabajo más reciente de la banda, del cual sólo han recibido críticas positivas. La placa mantiene la esencia original de Santaferia, sumando sonidos chicha y andinos a algunas de sus canciones, haciéndola una de las más versátiles dentro de su registro. En vivo funciona incluso mejor que en el disco, siendo potenciado por la explosiva participación de sus fanáticos.

– ¿Por qué decidieron hacer un EP y no un LP?

Por tiempo nada más. Queremos que quede buena. Si tiramos los 10 temas de una, 5 nos quedaban bacanes y 5 ahí no más. Y por no tirar toda la parrilla altoque. Mi idea era empezar a soltar temas de a uno. Todos los meses soltar un tema, hasta llegar al disco y ahí lanzarlo. Pero trabajamos más monos aquí no se hace lo que yo digo (risas). Son decisiones de producción.

– ¿En qué se diferencia este EP de sus otros dos discos?

Estamos metiendo más ritmos, detallitos, pero no sé si tan abusivo como lo fue el primer disco al que le metimos de todo. Ahora estamos tratando de mantener la línea dentro del tema. O sea cumbia, y ahí empezar a funcionar lo demás de a poco. En cuanto a sonoridad, es la calidad del sonido, del estudio donde uno graba. Trabajamos con Pedro Melo y el hombre también es entendido en lo que son grabaciones. Armó la producción del disco y dirección de grabación. Ha sabido afinarnos, ayuda a correjir los errores que aparecen en el momento. Yo creo que ese es uno de los cambios más significativo. Metimos una persona externa a la banda quitándole todo nuestro punto de vista.

– ¿Cómo se articuló el proceso creativo de “Haciendo Nada”? ¿Cómo llegaron a la decisión de incluir una persona externa?

La persona externa fue por querer tener un punto de vista distinto al nuestro. Que no nos diga “sí eso está bueno” porque siempre nos decíamos entre nosotros mismos eso. Necesitábamos a alguien que nos dijera “hay que meterle esto, hay que sacarle esto”. El proceso creativo va cambiando en todos los discos. En el primero hay una mezcolanza de todos. En todos los discos todos metemos la cuchara pero al momento de crear, en el primero fuimos todos. En el segundo empezamos a trabajar ya con mi hermano y hacer los temas, las maquetas. Y en el tercero, con el Ariel (tecladista) empezamos a trabajar harto porque tenía hartos temas. Los cabros componen, pero nunca habían hecho canciones para Santaferia. Y otros que componían antes dejaron de componer y va así. Yo para este disco recién me estoy mandando más temas que en los anteriores. Los temas de ahora no son todos míos. Hay participación del guitarrista, del tecladista, de Gonzalo (Depard).

Depard: Sí po’ pero no lo quieren tocar estos maricones (risas). Sólo porque el coro dice “chupando choros y almejas”, es muy transgresor. Ahora hay que cuidar la imagen, estos hueones son papás.

– ¿Cómo sienten haber llegado al Teatro Cariola?

Pollo: Nervio e inseguridad. Se tenía el miedo de que no se llene y no llegue gente. De todas las tocatas que hacemos, ese es mi mayor temor. Pero siempre vemos las hueás llenas. Yo creo que hasta que me muera voy a estar con esa inseguridad.

Depard: es un miedo que te hace bien.

Pollo: hace que la tocata salga con otra energía.

Cristóbal: pero nos apoyamos entre todos. Y pase lo que pase seguimos trabajando, porque lo que estamos haciendo es algo real.

Fotos por Jorge “Garrafa” López. 

 

Comentarios

comentarios

"Lobo" Pereira

"Lobo" Pereira

Lucho día a día por mis dos sueños: encontrar el amor sincero de una mujer y mi propia banda de cumbia. Colocolino antifascista. Jefe de operaciones de La210.cl, Staff de @Fotorock y conductor de La 210 Radio en @Subelaradio. Me puedes encontrar en Twitter como @elviejodelsaco.

You May Also Like